¡Barcena, no Bárcenas!: Crónicas desde el Congresito | Mayro Criticón

 

  • ¡Producción, producción!
  • El casi resbalón de Bárcena
  • Retando a Lolo

Por Mayro Criticón

Si los legisladores locales fueran mis alumnos, ya los habría castigado por su pésimo comportamiento, ¡mira que iniciar la sesión hasta las 10:36 horas con apenas 18 diputados! Las ventajas de no registrar entrada a tiempo.

La primera en llegar fue Moniquita “Sencillita” Borrego con su cabello recogido y de riguroso negro que fue la tónica de la mayoría de nuestros representantes impopulares en su vestimenta, que la mañana de este viernes recibían al secretario de Economía del gobierno del estado como parte de la glosa del segundo informe del góber Tello.

Otra de negro (en su vestir) que llegó ¿temprano? fue la legisladora del PRD, Edelmira Hernández, minutos después de las 10, así lo hicieron uno por uno, Emma del PAN, Susana Verde de ídem partido, Zamarripa de Nueva Transa, Ulloa del PES, partido que no es (Loret dixit), hasta completar los suficientes para que el quorum legal se cumpliera y los pusiera a sesionar en viernes, menos Eduardo Rodríguez, Felipe Delgado, Soralla Bañuelos y Gabriela Pinedo que solicitaron permiso de ausencia (aunque hubo quienes estaban en el congresito y estaban más ausentes que los mencionados, como don Jesús Padilla, al cual sigue sin conocérsele la voz).

Justo a las 10 con 36 largos minutos el presidente de la mesa directiva, José María González, quien como regularmente sucede, lucía elegante en traje azul y combinada corbata verde botella, por aquello de las apariencias; a sus costados, Ulloa Mangas de Fresnillo y el diputado Viramontes montes.

Y que inicia el relajo, perdón… la sesión; se determina que la comisión de descortesía sea integrada por José Dolores Hernández y Lizbeth Márquez, el primero hizo honor a la comisión al espetarle a Bárcena que desde los jueves se regresaba a San Luis Potosí y que lo invitaba a quedarse en Zacatecas y ver las condiciones de pobreza.

Pa´ pronto don Carlos Fernando BÁRCENA, no Bárcenas como lo llamaban todos los diputados, que lo reta a también acompañarlo a su oficina del edificio A de ciudad peluche y se cerciorara que salía hasta tarde en su ardua labor de traer inversiones a Zacatecas… y de paso a San Luis.

Antes, se proyectó un video en cinco pantallas especiales que se instalaron para la comparecencia, que para no variar, no se escuchaba de inicio (la voz de Eugenio Derbez se escuchaba con el clásico: ¡Producción, producción!) y para rematar al final aparecía el logo “Trabajemos Diferente” y no, “Trabajemos Unidos”, pequeño detalle que Mayro Criticón no deja de lado.

Otro pequeño detalle fue que Mónica “Sencillita” Borrego se desapareció en toda la presentación del funcionario y justo a las 12:28 a la conclusión de Bárcena, que regresa la hermana de Redford ya con sus argumentos impresos y sus preguntas en marcador fluorescente. (¿no que hay que quedarse en sesiones?, al menos fue lo que reclamó a sus compañeras diputadas al inicio de la sesión del miércoles).

Otra que desapareció en la sesión y posteriormente ocupó un lugar de atrás, no el que le corresponde sin hacer preguntas al invitado, fue Verónica Díaz (ha de ser complicado recibir a su líder el domingo y ver que aún falta detallar la logística y fletarse dos sesiones maratónicas dos días antes de la gira de agradecimiento).

Pero el que sí apareció fue el Diablito de Derbez al provocar que Bárcena Pous por poco resbalara al hacer uso del micrófono, la alerta de Chema González llegó a destiempo y poco faltó para la caída, como la del PRI el pasado 1 de julio. El caso es que mientras exponía el titular de Economía, llegó a haber once sillones vacíos, contando a la Mesa Directiva, de 30 representantes ya impopulares.

Mientras todo esto pasaba en tribuna, allá en gayola, cerca de 30 funcionarios de la Secretaría de Economía no la pasaban tan mal, para ellos se dispuso de canapés, café, galletas y refrescantes jarras de aguas de limón y naranja (¡que no se note la miseria!, diría mi abuela), detalle que ni Jorge Miranda tuviera con los suyos en su comparecencia, como sí apapachó a sus trabajadores papás, por el Día del Padre, en horario laboral y con cargo… a sus cuentas personales, no piense mal.

Al finalizar Bárcena a las 12:28 horas, 18 legisladores pidieron la palabra, unos para ser descorteses y otros como Omar Carrera hasta para hablarle de “tú” al funcionario y felicitarlo por lo realizado.

A la que le pondré “estrellita” es a mi consentida Perla Martínez, quien haciendo míos los regaños, zapes y cocos; le pidió a Chema González que le exigiera a los platicones Carrera, Hernández y Menchaca que dejaran de hablar y permitieran escuchar al invitado con sus estadísticas y números indescifrables.

Al final, justo a las 14:42, concluyó el de San Luis y se tomó la foto del recuerdo con sólo 12 diputados, ocho damas y cuatro caballeros… ninguno de Morena.

Luego a comer, unos decían que sopa de arroz, otros que caldo de habas; lo cierto es que tendrían que hacerlo rápido porque fueron citados a las 16:30, para recibir al titular de Turismo, aunque ya sabemos que iniciarán la sesión por allí de cinco pasadas, es viernes y el cuerpo lo sabe y el líder ya viene.