En alcaldía de Guadalupe hay buenas señales de solución

Por Osvaldo Ávila Tizcareño

Dirigente Antorchista de Zacatecas

En colaboraciones anteriores daba cuenta de las peripecias que los antorchistas guadalupenses enfrentábamos para lograr la atención a una serie de demandas de carácter elemental que fueron presentadas a la administración municipal encabezada por el Lic. Julio Cesar Chávez. Desde el momento en que presentamos una solicitud de audiencia, la respuesta fue negativa por lo que tuvimos que acudir masivamente para concretarla y establecer dialogo con el Alcalde.

                La reunión se llevó acabo en un ambiente de cordialidad y muestras de buena voluntad, manifestándose disposición de la autoridad municipal para buscar las vías de solución a las demandas expuestas cubriendo la normatividad correspondiente y de acuerdo a la disponibilidad financiera, y con la intención de darle seguimiento a las propuestas que presentó Antorcha, se designó al Secretario de Gobierno  Lic. Carlos de Ávila.

                Con él hubo manifestaciones de buena voluntad, sin embargo, luego de dos reuniones en las que escuchamos de nueva cuenta el repetido argumento de la falta de recursos y  no pudimos concretar ningún acuerdo;  incluso en la última reunión pactamos la realización de levantamientos técnicos con el personal de la Dirección de Obras Públicas, pero simplemente no se realizaron y no hubo ningún aviso ni justificación ante el incumplimiento.

                Es posible que en estos momentos en que está en marcha una campaña de desprestigio y satanización a la lucha del antorchismo nacional  no falte  quien afirme que es lo que merecemos por pretenciosos y abusivos, pero nada de eso, nuestras peticiones constituyen anhelos de justicia social, constituyen un derecho constitucional y son fundamentalmente requerimientos de obras y servicios en beneficio de ciudadanos que han decidido organizarse libremente, sin ningún tipo de presión  para mejorar sus condiciones de vida.

                Y conviene también dejar asentado que no solo pedimos. En estos momentos están en marcha diversas obras de carácter social que  redundan en mejora de la calidad de vida de miles de guadalupenses, es el caso del domo de la secundaria Bicentenario en Las Quintas, la cancha de la primaria Joaquín Amaro en Tacoaleche, la barda de la primaria José Vasconcelos en Tierra y Libertad o el parque de Cañada de Bernardez y una larga lista de obras de infraestructura necesaria en distintos puntos del municipio, todas ellas acciones impulsadas a través de la gestoría del antorchismo desde principio a fin.

                En total se construyen 41 obras en el municipio de Guadalupe con un monto cercano a los 45 millones de pesos que la organización logró etiquetar desde la federación a través del presupuesto de Egresos de la Federación del año 2018 y esto claro está que fue con la gestión y la lucha de la organización antorchista.

                Todas estas edificaciones formarán parte de la infraestructura y funcionamiento del municipio y acciones similares se han logrado en diversos puntos desde el año 2012, con lo que la organización social se ha desempeñado como la más importante en procurar el bienestar de los guadalupenses. 

                Volvamos al asunto inicial. Como es del conocimiento de la opinión pública, por razones de salud, recientemente el Alcalde Chávez Padilla pidió licencia al desempeño de su encargo, por lo que tomó protesta el Lic. Cesar Artemio González como presidente interino. Buscando concretar los acuerdos acudimos a solicitar audiencia y contrario a lo sucedido con anterioridad, de inmediato se nos agendó día y hora para la reunión, pero incluso en un grato acto de sensibilidad política pude establecer dialogo directo telefónicamente con el recién estrenado Alcalde.

                Acudiremos puntualmente a la cita, esperamos que pasemos de las manifestaciones de buena voluntad a los hechos, confiamos en que la sensibilidad mostrada sea una buena señal y podamos trabajar en equipo para seguir transformando nuestro municipio.

Ojalá así sea, pero en caso contrario no quedará de otra que emprender la lucha firme y decidida hasta materializar nuestro anhelo de progreso toda vez que este es nuestro derecho, la ley nos respalda y las necesidades apremian.