Home / TOLOSA 100 / Incongruencia: el sello de la política en Fresnillo | Tolosa 100

Incongruencia: el sello de la política en Fresnillo | Tolosa 100

Por Antonio SALAS.

Fresnillo puede ser Capital de todo lo que usted quiera, siempre y cuando se tengan resueltas las necesidades más  elementales de quienes viven aquí. Incluso Capital estatal, nacional o mundial del Deporte, insisto, si las metas de bienestar social se han logrado.

En fin, que mientras eso sucede lo importante es la foto, el aparecer al lado de o junto con, subirla a las Redes Sociales y saber que se es parte de ese entorno, aunque con su sola presencia muestren la poca coincidencia entre sus ideales (si los hubiera),su militancia y sus hechos.

Sin duda, cada quien es libre de hacer y deshacer como más le parezca. Sí, pero cuando se representa no sólo a un sector de la sociedad, sino a una doctrina política, algo de la identidad partidista no anda bien.

Quizá por eso fue extraño ver durante el Torneo Charro de la Amistad Fresnillo 2017, a la joven diputada verdecologista Lupita Flores disfrutar de la tarde dominical, olvidando que el partido al que pertenece, en otras entidades, ha luchado por acabar con esa práctica “deportiva”, protegiendo los derechos de las especies que en ella se involucran: equinos y vacunos.

Perdón, olvidaba que aquí en Zacatecas eso no cuenta; aquí las habas se cuecen de forma diferente, pues en agosto del 2016: la LXI Legislatura de Zacatecas declaró  “Patrimonio Cultural Inmaterial”, esa práctica.

Quizá la diputada no sepa o no coincida con la postura de su instituto político, que durante la primavera del 2014, en Puebla propuso en el Congreso local prohibir la práctica de la charrería.

O que en febrero de 2015, en Aguascalientes buscando acelerar la aprobación de la Ley de Protección a los Animales, ellos mismos presentaron, vía Oficialía de Partes, una modificación que buscaba prohibir las corridas de toros, peleas de gallos y la charrería.

Es cierto que durante su campaña unos de los ejes que prometió impulsar fue el de la actividad deportiva, pero creo que hay deportes que aglutinan mayor número de fresnillenses a los que valdría la pena apoyar, sin contravenir los ideales ecologistas y pro animal de su doctrina (si la hubiera).

Bien valía la pena que ese mismo entusiasmo con el que se le vio departir ayer en el Lienzo Charro, lo hubiera también empleado el día que los mineros se manifestaron para reclamar los impuestos con que será tasada la industria minera y otras.

Tomar el micrófono, defender los impuestos, explicar los motivos e incluso repetir el posicionamiento que días antes emitió en Sesión.

Pues aunque ella argumentó en el Congreso que no serían los trabajadores mineros quienes pagarían esas contribuciones, horas después el Decreto Gubernativo para proteger vía fiscal y legal los derechos laborales de ellos, mostraba lo contrario.

Ese era el momento de aclararlo y nada. Hubiera sido  “su momento”.

Aunque es bien sabido que esos impuestos están diseñados para ser liquidado por las empresas, al interior de las mismas el impacto, poco o mucho, recaerá en toda la cadena de producción, incluido el recurso humano.

Insisto valdría la pena que no sólo ella, sino otros legisladores y funcionarios reflexionaran si sus hechos van con lo que han prometido en campaña o como parte del equipo que llevó al poder a quien ahora lo ejerce.

O incluso con lo que sus ideales y doctrinas partidistas les dictan.

No es pedir mucho, sólo congruencia. Eso ayudaría a recobrar un poquito, aunque sea un poquito, la confianza de la ciudadanía.

Nos leemos pronto en Tolosa 100.

Visite también

Transparencia y Rendición de Cuentas como factor de Desarrollo Económico | Tolosa 100

Por Antonio Salas. Sin duda alguna Fresnillo es una tierra de emprendedores, más de 400 …