Instituto de la Juventud Fresnillense: sin oficio, ni beneficio | Tolosa 100



Por Antonio Salas.

“Funcionario que no funcione, se va”, así lo dijo José Haro de la Torre, Presidente Municipal de Fresnillo al iniciar su responsabilidad en este Municipio.

Han pasado 5 meses con 23 días, es decir 175 días, y hasta ahorita no se ha visto ningún cambio en el Organigrama Municipal, pese a que muchos de los que ocupan un puesto no funcionan.

El cambio que los fresnillenses esperaban con una administración joven y alta preparación profesional para llevar las riendas de este Municipio ha sido lento o nulo.

Por desgracia, es la población la que reciente esa dinámica pasiva con que se trabaja desde las oficinas del No. 100 de la Juan de Tolosa en el Centro de Fresnillo.

La segmentación que se tiene para atender a todos los sectores de la población, es a la vez uno de los indicadores que se tienen para notar con cuál de ellos se trabaja y con cuales no.

Y al poner atención nos damos cuenta que uno de los sectores más olvidados por este Gobierno Municipal es el de la juventud.

De tal forma que el Instituto de la Juventud Fresnillense, que se dice dirige Francisco Xavier Félix Ramírez, ha brillado por su ausencia.

Un documento en el sitio de internet del Ayuntamiento dice que sus funciones son promover, fomentar e instrumentar políticas integrales de mediano y largo plazo a favor de la juventud.

Bajo los rubros de salud, sexualidad, educación, cultura y recreación para los jóvenes que buscan una mayor intervención en la vida productiva de todo eso no se ve nada.

Las actividades que se han boletinado desde el Gobierno Municipal sobre las actividades de dicho instituto bien podrían contarse con los dedos de una mano y aun así sobrarían.

Nada novedosas, por cierto, las dos o tres acciones que se le han visto van meramente ligadas al guion ya común con que se trabaja con los jóvenes en Fresnillo, o sea, sin rumbo, ni idea.

Insisto, no es novedad que esa área del Gobierno sea un verdadero elefante blanco, es más, trate usted de recordar una sola actividad que se haya realizado a favor de los jóvenes en los últimos años. Nada.

El problema es que aquí hay dos factores que generaban esperanza a un trabajo diferente: el hoy alcalde fue Director del Instituto Zacatecano de la Juventud, por cierto creado en aquel entonces por el gobernador fresnillense Ricardo Monreal Ávila y que tuvo como primer Director a Víctor Bravo Piña.

Debíamos entender pues que sabía cómo aplicar políticas públicas a favor de ellos y tener ojo clínico para decidir quien ocupara ese cargo.

Y el otro es que la mayor parte de los funcionarios municipales son jóvenes, lo que decía, parecía un punto a favor de los chavos fresnillenses, pero nada.

Así como en esa oficina, otras están por la misma situación, pero hasta ahorita no ha pasado, ni pasa, ni pasará nada.

En plena preparación de precampaña a la relección, donde la mejor carta de presentación del hoy alcalde será el trabajo que realice él y su gobierno, será urgente y necesario que valore quien de ellos no ha funcionado, para que se vaya.

Nos leemos pronto en Tolosa 100.