Jacobo Cruz: Alto a las acusaciones reiteradas de alcalde de Guadalupe contra Antorcha

El Movimiento Antorchista de Zacatecas lamenta las declaraciones que en la cabina de un medio de comunicación realizara el alcalde de Guadalupe Julio Cesar Chávez Padilla, esto al ser cuestionado sobre si hay dolo en el trato a la organización y hacia la dirigencia actual en persona de Osvaldo Ávila Tizcareño.

La respuesta del primer edil se centró en afirmar dos cosas, la primera de ellas fue en decir, palabras más o menos: “tienen todo mi respeto, pero se atiende a la población sin intermediarios”, resultando de ello que cerca de 3 mil solicitudes de atención a demandas de obras y apoyos sociales siguen sin respuesta a casi 11 meses de haber asumido el cargo a pesar de haber cumplido con todos los requisitos, entre otros el de que se debían entregar de forma individual.

El resultado es que ni de forma individual ni grupal hay respuesta.

En segundo lugar, el primer edil menciona que a la llegada de Osvaldo Ávila y siendo Presidente municipal Clemente Velázquez Medellín en aquel entonces,  los Antorchistas atacaron con piedras el domicilio particular del aludido hiriendo a su pequeña hija, situación que en su momento fue aclarado y desmentido, lo que deja ver el dolo que sí existe en culpar y recurrir a hechos del pasado con la idea de confundir a la opinión publica acerca del actuar de los Antorchistas en su búsqueda de que se apliquen recursos del erario en obras de bienestar social.

Si hay algo que caracterice al antorchismo  de Zacatecas y nacional es el respeto a la propiedad de terceros, nuestras manifestaciones son de exigencia pero con mucho cuidado de dañar propiedades y personas sabiendo, que aunque no lo hagamos habrá siempre alguien acomedido a acusarnos, como lo hace el ahora Presidente Municipal, aportando en su beneficio que en aquellos días era un joven e inocente periodista dedicado a informar.

Procuramos también que toda nuestra propaganda, así como las consignas sean muy precisas, demandamos desde entonces obras de agua potable, pavimentación de calles y carreteras, apoyos a la vivienda, así como becas para estudiantes, entre otras y nunca se han pedido dinero en efectivo o en cheque presentándonos  como abusivos e indeseables; tampoco nos referimos a los funcionarios con palabras groseras invocando a su parentela, como también se dejó decir en la entrevista en cuestión.

Por lo anterior el antorchismo de Guadalupe y su dirigencia quiere dejar asentado nuevamente que no son intermediarios: “Los Antorchistas somos mexicanos que conocemos nuestras obligaciones como ciudadanos pero también sabemos de nuestros derechos por lo que decidimos libremente estar organizados”

Acudiendo a lo establecido en la Carta Magna en concreto en los Art. 8. Los funcionarios y empleados públicos respetarán el ejercicio del derecho de petición siempre que esta se formule por escrito, de manera pacífica y respetuosa; pero en materia política sólo podrán hacer uso de ese derecho los ciudadanos de la República. A toda petición deberá recaer un acuerdo escrito de la autoridad a  quien se haya dirigido, la cual tiene obligación de hacerlo conocer en breve término al peticionario.

Art. 9. No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito, pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte en los asuntos políticos del país.

Ninguna reunión armada tiene derecho a deliberar. No se considerará ilegal, y no podrá ser disuelta, una asamblea o reunión que tenga por objeto hacer una petición o presentar una protesta por algún acto de autoridad, si no se profieren injurias contra esta, ni se hiciere uso de violencias o amenazas para intimidarla u obligarla  resolver en el sentido que se desee.

Art. 115 Fracción III. Los Municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos siguientes: a) Agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de aguas residuales; b) Alumbrado público; c) Limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos; d) Mercados y centrales de abasto; e) Panteones; f)  Rastro; g) Calles, parque y jardines y su equipamiento; h) Seguridad pública, en los términos del artículo 21 de esta Constitución, policía preventiva municipal  y tránsito.

Señor presidente Julio César Chávez Padilla, este es el marco legal que fundamenta nuestra lucha, no hay duda de que nuestra actividad es absolutamente legal y pacífica. Amparados en este marco jurídico desde hace cerca de 45 años a lo largo y ancho del país hemos convocado a los mexicanos a conjuntar esfuerzos por una patria más justa.

Los resultados de esa labor están a la vista de cualquiera, en todo el país pueblos enteros han cambiado. En Guadalupe, regiones enteras han conocido el progreso gracias a esta labor que efectuamos desde hace años.

Ahora que nuevamente nos injuria (después de videos circulados con el visto bueno de su administración; de las llamadas telefónicas a compañeros Antorchistas para amedrentarlos y abandonaran la lucha; de la visita personal de funcionarios para desprestigiar a la dirigencia; de negar la solución de las acciones contempladas en el pliego petitorio, etc.), le solicitamos nuevamente que deje de mentir.

Recuerde que una de las frases que lo llevaron al poder fue “No mentir, no robar y no traicionar al pueblo”, pero en los hechos acude a los fantasmas del pasado para desviar la atención a los graves problemas que aquejan a Guadalupe.

La soberbia suya y de su gobierno dejan de lado que no hay obra pública, que calles y avenidas están llenas de basura;  que baches pululan por todo el municipio; que no hay alumbrado público. Por eso y más le hacemos nuevamente un llamado respetuoso a que considere que ya no está usted en campaña, que tome en serio su calidad de Presidente de todos los guadalupenses, los atienda y solucione sus problemas, entre ellos a los Antorchistas que también merecemos ser contemplados en los programas del gobierno progresista bajo la visión de la Cuarta Transformación.

Finalmente, dejaremos asentado que exigimos alto a la acusación reiterada y sin fundamentos en contra de los Antorchistas de Guadalupe y adelanto que el próximo jueves acudiremos nuevamente a dialogar con Cesar Artemio González con la misma demanda, que resuelva las peticiones, al tiempo que exigiremos respeto al derecho de organización en el municipio autónomo que usted  gobierna.

Aquí el pueblo organizado le exige soluciones y usted está obligado por ley a resolverlas, somos un grupo de guadalupenses organizados, situación que debe respetarse dada la pluralidad que forma parte esencial de toda democracia representativa y que tanto se presume con su partido.