Nunca más, la pérdida de vidas será un daño colateral: Héctor Menchaca

Desde la máxima Tribuna del estado, el Diputado Héctor Menchaca, de morena, reflexionó sobre los acontecimientos en Culiacán y presentó su posicionamiento al respecto.

“En MORENA y en el gobierno del Presidente López Obrador hemos decidido edificar puentes entre la sociedad y las autoridades, para que éstas se asuman al servicio de aquella y le den razones a la gente para volver a creer en la política como medio de resolución de conflictos”, indicó.

“Estamos desmantelando la lógica y el aparato institucional de la “guerra” contra las drogas y el crimen organizado, y sustituyendo paulatinamente el enfoque de seguridad de mano dura liderado por militares y policías, por políticas, planes y programas más efectivos de corte social, económico y cultural, que apunten a establecer las condiciones necesarias para la paz civil”, añadió.

Recordó que José Ortega y Gasset, en “El Problema de Nuestro Tiempo”, decía que la Nación es un plebiscito cotidiano. Es tiempo de repensar a México desde la reconciliación, restañando las heridas, dejando de lado las diferencias y entendiendo que el tiempo de acción es hoy, ahora, y que es tarea de todos.

Como sociedad y como gobierno, reconoció que hay mucho que aportar. Frente al desencanto de los días que vivimos, necesitamos repensar a nuestro país más allá de los valores fríos que son susceptibles de leyes y políticas públicas, por otros más cálidos que garanticen la alegría, la confianza y la calma como medios para materializar la justicia y la esperanza.

“Lo acontecido, el jueves pasado, en Culiacán, Sinaloa, fue lamentable y es una seria llamada de atención sobre lo que no se hizo y lo que se dejó de hacer en materia de seguridad por varios años en ese Estado”.

“Pero es un tanto penoso e indignante escuchar las aseveraciones y los señalamientos de quienes nos metieron en esta guerra con niveles de violencia sin precedentes en la historia reciente de nuestro país. Sus aseveraciones son simples y complacen a los que de manera egoísta y mezquina, añoran que el gobierno que honrosamente encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador, tropiece”, reclamó.

“¿Ya olvidaron que con Fox se liberó al Chapo Guzmán mediante un teatro de fuga? ¿No recuerdan que Felipe Calderón fue señalado por varios de comunicación, nacionales e internacionales, de haber pactado con Joaquín Guzmán Loera? ¿Ya olvidaron que recientemente en el juicio en Estados Unidos de América del traficante y líder de la organización delictiva de Sinaloa, se señaló que éste dio dinero al ex Presiente Peña Nieto?”, dijo.

Hizo hincapié en que quien no conoce la historia, está condenado a repetirla. Por eso, el mejor aliado de la historia, es la memoria. Llamó a no olvidar las matanzas de San Fernando Tamaulipas, de Nochixtlán y Tlatlaya, ni el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Así como los más de 200 mil ejecutados y 300 mil desaparecidos en los gobiernos del PRIAN, y los culpables no han sido condenados en el mundo de los hechos pese a que los ojos del concierto internacional son actos que pueden ser catalogados de genocidas. Insistió en que el recuerdo impone una sanción compensatoria y pide cuentas al presente.

“Sun Tzu, en El Arte de la Guerra, señaló que: “Un gobierno iracundo no deberá congregar a un ejército, así como un general colérico no deberá emprender un combate, ya que es muy cierto que la ira cambia en alegría y la cólera en placer, pero un país destruido no puede recuperarse y mucho menos podrá revivir a sus muertos”.

“Quienes critican la decisión presidencial, olvidan que jurídicamente el bien más importante, y al cual hay que dar tutela efectiva sin titubeos, es la vida de las personas”, resaltó.

Dijo que también ignoran que, de conformidad con lo establecido en el artículo 21, noveno párrafo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los fines de la seguridad pública son salvaguardar la vida y la integridad de las personas.

“No se equivoquen, no vamos a claudicar en la tarea irrenunciable de alcanzar la paz y la tranquilidad, pues sabemos que sin seguridad no hay inversión, sin inversión no hay empleos, sin empleos no hay nada”.

“No vamos a claudicar en combatir y sancionar a quienes actúan al margen de la ley y dañan a las personas.

Pero lo haremos lejos del el enfoque punitivo y reactivo que considera que, con más balas, policías o militares en las calles, se resolverá el problema”, añadió.

Recordó que, durante los últimos 12 años, con los gobiernos del PRIAN, se trazó una frontera maniquea entre “buenos” y “malos”, cuyo razonamiento erróneo supone que la batalla se va ganando porque mueren más del otro bando. En este contexto bélico, la pérdida de vidas humanas sólo es visto como un “daño colateral”. “¡Así no!”, concluyó.