Osvaldo Avila: Ante ataques mediáticos y represión administrativa; la unidad y la lucha organizada

La embestida está en marcha, desde el arribo del nuevo gobierno que encabeza el Lic. Andrés Manuel López Obrador, un día sí y otro también los medios de comunicación y las redes sociales se han ocupado de hacer eco y replicar las descalificaciones del primer mandatario y su sequito que nos acusan de “intermediarios”, “chantajistas”,”corruptos” y otros epítetos por el estilo. El último de esos ataques se publicó en una conocida revista que sin aportar prueba alguna, acusó a la Dra. Soraya Córdova y otros dos destacados antorchistas de practicar el huachicoleo.

Las acusaciones corresponden a una clara acción que pretende presentarnos como auténticos pillos merecedores de los peores castigos, con ellos se busca un doble propósito, por un lado crear desconfianza de los militantes antorchistas sobre sus líderes y en segundo lugar crear animadversión de la opinión pública ante futuras acciones de protesta ante la ausencia de soluciones a las demandas de miles de mexicanos organizados en el antorchismo.

¿Qué hacer ante esta embestida es una interrogante que nos hemos hecho varias veces? ¿Debemos aceptar dócilmente la cerrazón del nuevo gobierno?, ¿Los miles de colonos, amas de casa, campesinos y estudiantes que conforman a nuestra organización deben admitir sin chistar “las nuevas políticas”?, ¿Será cierto que sólo es cuestión de tiempo para que todos, subrayo,  todos los problemas se resuelvan ipso facto?

La respuesta es clara, nada de eso, la inmensa mayoría de los males seguirán y no se trata de pesimismo o mala fe, el fondo del asunto es que todos ellos tienen un origen común  que es el modelo económico, es decir, la forma como funciona la sociedad que crea abundante riqueza pero que la concentra en unas cuantas manos, por ello no cabe ninguna duda, por eso la lucha debe seguir hasta lograr aglutinar a millones de mexicanos que conformen una fuerza social que logre cambiarlo por otro que distribuya mejor  la riqueza y esta llegue también a quienes la producen.

Por ello es momento que hagamos el recuento de lo logrado hasta ahora, mediante nuestra lucha, que tomemos como ejemplo las centenas de calles que se han pavimentado y evitado con ello sufrimiento a las familias; las decenas de domos que permiten practicar el deporte y la cultura a las nuevas generaciones; las aulas que permiten estudiar con dignidad a miles de niños; las unidades deportivas que forman valores y disciplina a gente de todas las edades y las miles de viviendas que han mejorado mediante el trabajo organizado. Todo ello y una larga lista de acciones son una prueba irrefutable de nuestra labor efectiva en beneficio de los menesterosos.

Es momento también de que entendamos que nuestro deseo de buscar el progreso y bienestar de las colonias, no es una canonjía de los poderosos, sino un derecho garantizado por la Carta Magna que ampara el derecho de libre asociación y manifestación. Entendamos que no hay otra salida o aceptamos contemplativamente nuestra situación o nos disponemos a luchar incansablemente por cambiar la realidad, esa es la disyuntiva y con firmeza debemos decidir que el camino es la lucha.

Por ello, ni un paso atrás, los ataques seguirán y los riesgos aumentarán, pero con ello debe crecer también nuestra voluntad y convicción profunda de que estamos en lo correcto, que ante el endurecimiento de los gobernantes y las carretadas de estiércol que lanzan sobre nosotros sólo queda el camino de la unión, la fraternidad y la lucha.

En congruencia con lo anterior los antorchistas zacatecanos nos disponemos a defender lo que por derecho nos corresponde, nos preparamos para exigir que el presupuesto público que se genera con los impuestos de todos los mexicanos se traduzca en obras y servicios para las comunidades y colonias, en consecuencia, acudiremos masivamente el próximo 31 de enero a Plaza de Armas a solicitar dialogo con el Lic. Jehú Salas Dávila,  Secretario General de Gobierno estatal,  a efecto de entregarle de manera directa un modesto pliego petitorio con los anhelos de zacatecanos pertenecientes a 31 municipios donde tiene presencia el antorchismo y posteriormente con el mismo propósito acudiremos a la Secretaria del Bienestar a presentar a la Lic. Verónica Díaz Robles Delegada de Programas para el Desarrollo del Gobierno de la República las mismas demandas con la intención de que en un ejercicio de coordinación se incluyan en las acciones que efectuará la federación. Ojala nuestras demandas sean escuchadas y que en un acto de congruencia se compruebe aquello de que “por el bien de todos primero los pobres”.