En materia de seguridad, estamos convencidos que hacerle frente a los riesgos nos ayuda a evitar nuevas amenazas: Femat

Dentro de la mesa Asociación en Materia de Seguridad de la LIV Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos que se celebra en San Diego California, el diputado por el Partido del Trabajo (PT) Alfredo Femat Bañuelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, afirmó que las y los integrantes del Congreso de la Unión están convencidos de que hacerle frente a los riesgos es la mejor manera de evitar las nuevas amenazas.

 

Dijo que con los retos que trae consigo el Siglo XXI, en un mundo cada vez más interconectado, muchos de los riesgos que antes considerábamos nacionales, ahora son riesgos regionales y también globales.

 

Ante ello, resaltó, tenemos tres opciones: ignorarlos, minimizarlos, o afrontarlos. “Desde México, y desde el Poder legislativo mexicano, estamos convencidos de que hacer frente a los riesgos nos ayuda a gestionarlos y evitar nuevas amenazas”.

 

Dijo que en la relación México-Estados Unidos, los riesgos y las amenazas en materia de seguridad son compartidas. “Los flujos de mercancías, servicios y personas, y nuestra frontera común también están sujetos a amenazas constantes”. 

 

Detalló que hace dos años, en la última reunión que convocó el congreso mexicano y el norteamericano ambas partes reconocieron el carácter multidimensional de los problemas de seguridad, así como su transversalidad que, igualmente, obliga a intensificar el entendimiento mutuo, el intercambio de información y la colaboración institucional en materia de salud, combate a la pobreza, la desigualdad y la corrupción para fortalecer los mecanismos de cooperación existentes en dicha materia, respetando en todo momento el Estado de Derecho.

 

Ante ello, agregó, estamos convencidos de que la seguridad nacional de cada uno de los países se encuentra íntima y mutuamente vinculada. Somos Estados interdependientes, con una muy importante y extensa frontera que nos obliga a abordar los temas de combate al crimen organizado desde sus orígenes, especialmente contra el tráfico y consumo de drogas, el comercio ilegal de armas, el tráfico y la trata de personas, así como la lucha contra el terrorismo, siempre con un enfoque de corresponsabilidad.

 

La cooperación en materia de seguridad, por lo tanto, resaltó Alfredo Femat, nos llama a redoblar y a renovar los esfuerzos de uno y otro lado de nuestra frontera. 

 

“Los contactos entre funcionarios de ambas administraciones son cotidianos y abiertos. Estamos convencidos de que juntos lograremos combatir de manera más efectiva estos retos. A nivel regional y global, en particular en países de Centroamérica, coordinamos esfuerzos para promover el desarrollo y erradicar las causas raíz del problema de la inseguridad y gestionar de mejor manera los flujos migratorios, con un enfoque desde el desarrollo. A más de una década de que se asumieron los compromisos de la Iniciativa Mérida, es necesario replantear su utilidad y eficacia.

”, puntualizó. 

 

Para finalizar, dijo que lo más adecuado es que ambas naciones comiencen a apostarle a un nuevo esquema de colaboración bilateral, por un diálogo en materia de seguridad y por un esquema de mayor y mejor coordinación policial, judicial y de inteligencia, que ayude a hacer frente a los retos de hoy en día.