La educación en las épocas inciertas del COVID19: Ricardo Flores

El coronavirus nos ha llegado como un avisoquizás el últimoantes del desastre climático global que nos espera

Por Ricardo Flores Pereyra*.

La pandemia del COVID-19 ha obligado a vivir, a todos, una situación por la que nunca antes había atravesado la humanidad, no en la época moderna. La falta de noticias y la difusión mal intencionada de fake news, generan preocupación e incertidumbre.

Ante la desafortunada y caótica presencia del Covid-19 en México, la educación tendrá que enfrentar nuevos retos y adversidades: El cierre de escuelas de todos los niveles al menos hasta el 30 de abril y la promoción de grandes esfuerzos conjuntos para mitigar las consecuencias sobre los aprendizajes de millones de estudiantes.

El sistema educativo nacional de Esteban Moctezuma Barragán da la impresión, estar poco preparado para afrontar cara a cara este nuevo reto en un contexto lleno de deficiencias y negligencias solapadas administración tras administración y que hoy están cobrando a todos, una aterradora factura.

La suspensión de las clases presenciales en todos los niveles de educación fue una medida tajante que implementó no sólo México sino los países donde el Covid-19 llegó. Si bien los niños y/o adolescentes no suelen presentar dificultades como portadores, según expertos, si pueden ser fuertes emisores del virus.

Es por eso, que estas medidas traen grandes retos, además de lo académico. Para la mayoría de los padres de familia, resulta ser un escenario difícil. Mientras que, para otros,lasituación es aún másangustiante y a veces inalcanzable.

Según INEGI, en entidades federativas donde el 73 % de los estudiantes vienen de familias con ingresos bajos y llevar las clases a casa significa enfrentarse a no dotar a los hijos alimentos adecuados como los que se ofrecen en las instituciones públicas (comedor escolar). Mucho menos dotar la tecnología que se necesita para el logro de los aprendizajes esperados.

El desconocer, qué sucederá con la pandemia y la repercusión en la cotidianeidad, se convierte en otro reto por el que atraviesan los estudiantes. Esa incertidumbre les genera conflictos emocionales que les impiden tener la tranquilidad que se necesita para adquirir nuevos conocimientos.

Estos son sólo algunos retos que enfrenta el sistema educativo, sumémosle la ausencia de una actualización educativa ad hoc para incorporar las tecnologías y la conectividad de la praxis pedagógica ordinaria.

Profesor Ricardo Flores Pereyra.

Añadamos, el malgasto en el uso de miles de millones de pesos en la “adquisición” de equipo de cómputo e interconectividad que aparentemente se distribuyeron a instituciones educativas, docentes y a un número significativo de estudiantes, pero de las que hoy pocos pueden echar mano para hacer frente ante su inexistencia, falta de mantenimiento y débil control de distribución.

Las medidas llevadas a cabo ante la rápida expansión del Covid-19 reflejan una realidad desigual en la que todos los días viven millones estudiantes. Y es que, la pandemia ha cambiado bruscamente la forma en que impartirá la educación.

Aunque la brecha digital continúa expandiéndose, la escuela y el hogar, hoy son parte del mismo espacio, en un mismo momento.

Hoy es cuando necesitamos mayor solidaridad de todos en la educación. Advierto que esta contingencia, si queremos se puede convertir en una oportunidad para recordarnos las habilidades que nuestros estudiantes necesitan, siendo así, la toma de decisiones informada, resolución creativa de problemas y, sobre todo, adaptabilidad.

#QuédeseEnCasa, no olvide atender las recomendaciones de las autoridades. Si nuestro Dios lo permite, nos leemos pronto.

*Ricardo Flores Pereyra es fresnillense, Doctorante en Educación y Jefe de la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Municipio de Fresnillo, Zacatecas.