La “nueva normalidad” expone a los obreros

Por: Joel Ramírez

Colaborador

El presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó el pasado 13 de mayo el plan para transitar hacia una “nueva normalidad”, tras el confinamiento por la pandemia de covid-19. Este contempla reactivar progresivamente, a partir del lunes 18 de mayo,  actividades económicas, sociales y educativas por zonas, comenzando  con  269 municipios.

La estrategia para levantar el confinamiento considera la “vulnerabilidad social y económica de México”, dijo por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell. El plan, cuya aplicación depende en última instancia de las autoridades regionales, está dividido en tres etapas.

En la primera fase, 269 municipios en 15 estados  que no presentan casos confirmados, ni tienen vecindad con infectados,  reiniciarán actividades laborales y escolares a parir del 18 de mayo según la postura de la Secretaria de Economía, Graciela Márquez.

La siguiente etapa, “de preparación para la reapertura general”, irá del 18 al 31 de mayo y consistirá en implementar protocolos que sirvan “para garantizar un regreso seguro a las actividades”. Esto implica capacitar a trabajadores y empresas que impida la propagación del virus, añadió la secretaria.

La última fase comenzará el 1 de junio, junto con la activación, también por fases de todos los sectores económicos.

Por otro lado, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró en una entrevista que “es probable que nunca” regrese el país a la normalidad que antes conocía. Durante una entrevista con Denise Maerker en el programa En Punto, el subsecretario señaló que en el país la pandemia sigue creciendo en cuanto a contagios a nivel nacional, pues en varios lugares se siguen presentando incrementos infecciosos.

“Lo más probable es que nunca debemos acostumbrarnos a una nueva normalidad que implica saber convivir con un agente infeccioso como es SARS-CoV-2 que produce una enfermedad de importancia individual y colectiva. Debemos adaptarnos”, dijo el subsecretario.

Sin embargo, la industria mexicana, en particular el sector automotriz, está lista para reabrir sus cadenas de suministro con Estados Unidos consideradas en  el nuevo plan de reactivación económica del Gobierno, afirmó este miércoles Eduardo Solís, del consejo directivo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En primer lugar activar la economía en fases o en “Semáforo”, tiene que ver con la presión que está ejerciendo el gobierno de E.U.A. derivada a su vez por el apremio  que las empresas de auto partes de este país ejercen; es decir, donde se producen partes de autos que después se exportan a Estados Unidos donde se unen y termina de realizar el producto, toda esta producción de Estados Unidos, se interrumpe una vez que en México no se está produciendo y se ven obligados a buscar en otros países quien les exporte debido a que es imposible detener esta rama de la economía, conclusión, al gobierno mexicano le interesa más quedar bien con el Tío Sam, que los mexicanos.

Entonces la población piensa que al regresar a la “normalidad” solo una personas, es cierto, significa que en realidad no están disminuyendo los casos de contagio en nuestro país, porque desde el inicio de la pandemia se han maquillado las cifras sobres los casos positivos y por tanto, también de las  muertes registradas en México, de lo anterior se deduce que en realidad por no querer apoyar a las empresas y trabajadores, las autoridades se ven obligados a reabrir las empresas para  poder seguir comprando estadios con el presupuesto que generamos todo los mexicanos y que por derecho le pertenecen al pueblo. Al salir de casa van a existir millones de ciudadanos expuestos, pero la población se ve obligada a regresar a trabajar porque no pueden ya quedarse  sin dinero ni comida.

A lo largo de la semana mediante videos, cartas, trapos blancos y cartulinas se han manifestado las familias que se han quedado sin alimento, exigen un plan alimenticio pero no han sido escuchadas por el Gobierno federal, es por eso que si no existe algún apoyo para comer la gente tendrá que salir a buscar empleo, a pesar de tener miedo de contagiarse, para ellos es terrible morir de hambre o de coronavirus.

Es momento que todo gobierno sea federal, estatal y municipal debe de dejar de lado las diferencias de partido porque al fin de cuentas todos somos mexicanos, mientras que los obreros deben exigir a sus jefes seguros de vida, salario digno, porque los trabajadores son la pieza más importante para la economía en México, por ello si no se les dan condiciones de salubridad en su trabajo deben de exigir y protestar en las calles con las medidas sanitarias pertinentes.

Si los obreros y en general el pueblo mexicano no exige cambios verdaderos en esta etapa de reactivación económica, el volver  porque si regresamos a la “Nueva Normalidad” no habrá nada de nuevo si se sigue explotando a todos los trabajadores y es aquí mismo donde entra el sector salud quienes están en la batalla del Covid-19 y han salido a manifestarse para exigir insumos de buena calidad para evitar ser contagiados y equipar los hospitales con los mejores equipos.

AMLO debe dejar de jugar con la vida de los mexicanos y eso incluye dejar de decir frases ligeras de que todo regresará a la normalidad o encomendarse a estampitas milagrosas, debe sobre la base de datos confiables instrumentar medidas de sanidad y quizá postergar el retorno a la “normalidad” pues hacerlo implica jugar a la ruleta rusa e incrementar el riesgo de contagios provocando que la situación se desborde catastróficamente.