Revolución China y Transformación de México sólo con acompañamiento cultural: Femat

Más allá del ámbito económico, donde China se reafirma como el segundo socio comercial más importante de México en el mundo, estas dos naciones comparten una riqueza cultural milenaria, reconocida por todo el orbe y que es motivo de orgullo, afirmó Alfredo Femat.

 

Este viernes, con la finalidad de celebrar y afianzar las relaciones bilaterales con China, en presencia del Embajador chino en México, Qiu Xiaoqi, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados inauguró en el vestíbulo principal del Edificio A del Palacio Legislativo la exposición El Encanto Multicolor de las Estampas del Año Nuevo Chino que estará hasta el próximo 22 de febrero.

 

En su intervención, Femat Bañuelos, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, resaltó el papel que juega la cultura en la transformación que ambas naciones están promoviendo.

 

“El vínculo que une a China y México pasa también, y en buena medida, por la historia y el arte, en un momento en el que voltear a encontrarnos y reconciliarnos con nosotros y con nuestro entorno, a través de la cultura, resulta fundamental”, subrayó.

 

Dijo que los progresos alcanzados por China en los últimos años y su nueva interacción con el mundo son un referente importante, “porque China ha sabido posicionar su política exterior a través de la diplomacia pública, compartiendo y difundiendo su cultura”.

 

Insistió que, así como China está viviendo una importante revolución, privilegiando la innovación y la cultura, México vive transformaciones importantes en lo político, en lo social y también en lo cultural. “Por ello, en México también estamos convencidos de la necesidad de fortalecer la Diplomacia Cultural del país, como parte de acción exterior que lleva a cabo el Estado mexicano, por medio la Cooperación Internacional para el Desarrollo, que también constituye uno de los principios normativos de la política exterior mexicana consagrados en nuestra Constitución, con la finalidad de acercarnos a todos los rincones del planeta y difundir nuestras raíces, nuestra identidad y el legado de nuestros antepasados, a través de nuestras costumbres, nuestra cocina y nuestra diversidad cultural”. 

 

Pero también, agregó el petista, como receptores de iniciativas de cooperación que desde el exterior promuevan los valores culturales, como la que hoy presenciamos. “En China y en México hablamos de cultura, y hablamos también el lenguaje de la cultura”. 

 

Para finalizar, agradeció al gobierno chino y la embajada la disposición para que se pudiera efectuar dicha exposición. “Agradecemos, por lo mismo, que hoy nos convoque el arte milenario del grabado chino, que se refleja en esta extraordinaria exposición de más de cincuenta estampas, con distintas temáticas, y diferentes técnicas, plasmadas con una buena dosis de historia, de colores, de formas, de texturas y de una rica variedad estética que deleita a los sentidos”. 

 

 

MÉXICO Y CHINA, UNA RELACIÓN INTERMINABLE

 

El zacatecano expuso que las relaciones diplomáticas entre México y la República Popular China se establecieron, precisamente, en el mes de febrero de 1972. “Hoy, cuarenta y siete años después, podemos constatar que los frutos de nuestra relación con la hermana República de China se han traducido en importantes intercambios comerciales, educativos, turísticos y culturales, y en un diálogo político fortalecido”.

 

Dijo que en un momento en que el mundo cambia de manera vertiginosa y en el que se advierte el reacomodo constante de actores y posiciones políticas, México reconoce en China a un amigo y a un aliado indispensable en la escena internacional.

 

En la actualidad, puntualizó Alfredo Femat, las coincidencias entre ambas naciones tienen lugar en distintos foros, temáticas, escenarios y latitudes, que no dejan lugar a dudas sobre lo estratégico del vínculo que nos une. Porque más allá de las distancias físicas, México y China compartimos una riqueza cultural milenaria, reconocida por todo el orbe y que es motivo de orgullo.

 

En el terreno económico, remarcó, la relación entre ambos países se ha incrementado de manera notable, hasta posicionar a China como el segundo socio comercial de México, con intercambios cercanos a los 75 mil millones de dólares.